Son pruebas que detectan los anticuerpos que se forman contra la COVID-19 una vez que se ha dado la infección. Frente a una infección por SARs-CoV-2 Nuestro organismo necesita varios días para formar anticuerpos, por lo que una prueba con resultado no reactivo no descarta la infección por el virus que causa la COVID-19.
¿Necesitas ayuda? Conversemos